Newsletter 2 - ¿Qué vemos en una carta natal?

Según mi experiencia personal, he podido observar que en general le pedimos mucho a la Astrología; y más importante aun,  ¿desde donde le pedimos?.

Le pedimos desde nuestra necesidad de control y de nuestro miedo al futuro. Ustedes pueden ver como en muchos casos este miedo al futuro se transforma en miedo a los tránsitos, miedo a algunas casas a las que hay que evitar, a ciertos planetas, en fin... miedo a la Astrología. Por un lado nos fascina, por otro le tenemos pavor.

Este pavor se basa en el supuesto de que todo se puede predecir, por tanto, ya estamos predestinados. Podemos saber que le va a pasar a la persona, como es, que necesita, etc, y todo a partir de su carta natal. Hay un supuesto básico que en cada carta natal esta toda la información habida y por haber, que la Astrología es una ciencia exacta, que solo se trata de ajustar las técnicas y la precisión para que sea reconocida definitivamente por los escépticos.

Lo que cada carta indica es tan solo el potencial energético del ser en cuestión; un potencial que se despertará o no, de acuerdo al contexto total en que ese ser se mueva. Un potencial que puede manifestarse en niveles integrados y amorosos o fragmentarios y miedosos.


Parece esencial que el descubrimiento y acompañamiento de las energías de la carta deben ser “alumbradas” en forma conjunta entre consultante y consultor. El astrólogo solo puede tener hipótesis previas de trabajo, no puede saber de antemano nada, pues ese conocimiento bien puede estar basado en pre-juicios. Las hipótesis de trabajo deben ser verificadas en el momento de la consulta, en el espacio co-creativo en que tanto el astrólogo como el consultante van descubriendo conjuntamente la forma en que esa persona en particular fue actualizando -como pudo- el potencial de su carta.

Alejandro Christian Luna

http://us7.campaign-archive2.com/?u=554f5c8d9a049cc76b9fdeeee&id=9851230b96