Taller Hilo Mágico - Noviembre 2013

..

¿Hay alguna manera de integrar aquello que tendemos a disociar? Yo creo que sí. Una de las formas es vivenciando que sentir y pensar están inextricablemente unidos. Eso irá modificando nuestra percepción de que mente y cuerpo están en permanente batalla. Podemos encarar una práctica integral de vida que englobe ejercicios para el cuerpo, las emociones, la mente y el espíritu, y así despertar a una nueva dimensión mucho más plena y amorosa. Es como valorar sin distinciones la capacidad nutritiva de la Luna, la creatividad irradiante del Sol y la compasión sin fronteras de Neptuno (por ejemplo). Y así dejamos de ser maniqueos fundamentalistas; no al rechazar uno de los polos o al dualismo en general, sino comprendiendo (y sintiendo) los deseos egoístas de mejoramiento personal del Mani que todos llevamos dentro..." Ser Cuerpomente por Alejandro Christian Luna - Revista Uno Mismo - Julio 2011

  

Muchas escuelas de sabiduría tanto en oriente como en occidente postulan la presencia del "observador interno". Es una perspectiva a la cual todos podemos llegar a alcanzar y permanecer, sobre todo si nos entrenamos con ese objetivo.Qué nombre ponerle a este atractor es lo de menos (Alma, Sí Mismo, Testigo Sagrado), lo importante es que este espacio es lo único que todos tenemos en común, lo que en la carta natal puede representarse como el círculo vacío del centro. Se trata del centro generador del horóscopo, cuya periferia poblada de planetas, aspectos, nodos, etc. es caótica, cambiante y fragmentada, siempre diferente de una carta a otra; pero el centro es igual en todos los casos.

Desde este nuevo punto de vista podemos empezar a observar muy atentamente cómo nuestras identificaciones fragmentarias traban la fluidez que proviene del centro del mandala. Así comenzamos a percibir una especie de hilo que conecta estos tres factores primordiales de toda carta natal, como decíamos: Sol, Luna y Ascendente. Este centro de la carta es el atractor que termina organizando el despliegue de toda la energía. Desde allí se va hilvanando un verdadero hilo mágico que permite alinear, ordenar, resignificar, actualizar y potenciar la original riqueza simbolizada por cada carta astral. En el caso anterior, la persona se dará cuenta que hay una luminosa hebra que une su Luna y Sol ariano con su Ascendente Virgo. Al sentir la conexión adentro, se acercan simultáneamente las distancias internas y externas. El ariano ya no se sentirá frustrado, porque su accionar será mucho más preciso, casi perfecto. Es decir, descubrirá que no es ariano sino una especial y particular síntesis Aries-Virgo.

A medida que cada uno de nosotros permita ser organizado por esta inteligencia (que nada tiene que ver con el ego ni con la voluntad), los hilos se irán desenredando naturalmente, enhebrando, articulando. Así podremos ver que somos parte de un increíble diseño vincular, porque lo que se observa es un tapiz, una trama de tejido que nos une como seres humanos y aún más allá, trascendiendo géneros, razas, ideologías, especies. Es la trama multidimensional y co-creativa de la vida lo que empezamos a sentir y a ver. Un verdadero hilo mágico se ha desplegado desde el centro mismo del Ser, haciendo que fluya a través de él la información que va de una dimensión a otra, transformando cuerpo, psique y mente de un ser humano que, por fin, comienza a reconocerse apasionadamente en cada experiencia, en cada vínculo y en cada hecho concreto de su vida..."Alejandro Christian Luna http://www.astro-sintesis.com.ar/index.php/articulos/13-roksprocket-lists/108-el-hilo-magico-por-alejandro-luna